Sandra B. Císcar | duda e indecisión
¿Qué son la duda y la indecisión? Explicación sencilla sobre los fenómenos de la duda, la indecisión, la procrastinación, la dificultad en la toma de decisiones y en elegir entre alternativas.
duda, indecisión, tratamiento, psicología, psicologa online, psicología
1831
post-template-default,single,single-post,postid-1831,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

INDECISIÓN Y DUDA

¿Qué es la duda? 

La duda crónica se ha dejado de lado hasta hace bien poco por su carácter esencialmente subjetivo y sus límites difusos. Desde finales del siglo XIX con las contribuciones de Maudsley, Freud y Janet ya se hablaba de la duda cómo un fenómeno generador de ansiedad y malestar subjetivo. Hasta los años 60 no se ha investigado y se ha preferido hablar de la indecisión.

Características de la duda:

  • Falta de convicción interna.
  • Dificultad para seleccionar.
  • Incertidumbre.
  • Sensación de inacabado.
  • Indecisión.
  • La dilación (procrastinación).

De todos estos, considerar que “la tendencia a dudar o a cuestionarse la propia experiencia” parece ser el rasgo mejor construido y más generalizado.

¿Qué es la indecisión? ¿Porqué soy indeciso?

Una definición sencilla de indecisión:

Dificultad para elegir y tomar decisiones en un área específica. Forma parte del proceso de toma de decisiones.

Así, la indecisión parece ser un fenómeno generalizado. Sin embargo, encontramos bien poco en la literatura científica sobre el tema. Tampoco tenemos una definición clara de la indecisión y mucho menos un modelo en el que se relacionan varios aspectos relacionados con la indecisión.

Actualmente, la indecisión, es entendida como una tendencia general y no como la dificultad para tomar una decisión específica en una situación concreta. De ahí la elección del término indecisiveness y no indecision en el original (inglés), que permite una distinción intraducible al español.

A pesar de que hoy en día no contamos con una definición sólida sobre la indecisión estas son algunas ideas que nos acercan al complejo concepto, y nos va a ayudar a realizar una comprensión de tu tipo de indecisión y duda.

¿Relación entre duda e indecisión? 

Es evidente que comparten algunas características pero no son sinónimos.

Indecisión se refiere básicamente a a la dificultad para elegir entre alternativas. “las ideas son consideraciones indecisas y sin término de alternativas que se acompañan de incapacidad para tomar decisiones triviales, pero necesarias en la vida día a día”.

La duda es un fenómeno más general: la incertidumbre no se limita a la toma de decisiones, sino a cualquier aspecto,  incluyendo la “verdad, categoría, estatus o la propia existencia” de los hechos del mundo externo.

La duda no es un fenómeno de todo o nada. La “incertidumbre” puede ser generalizada, o estar centrada en determinados temas, y esta fijación o generalización es resultado de un proceso. La duda es como una falta de convicción personal producto de la incapacidad para integrar una decisión,  refleja “la dificultad para determinar límites y fronteras estructurales, con la consiguiente incapacidad de experimentar seguridad y clausura”.

La incertidumbre sería como la duda pero centrada en el futuro. Sin embargo, la escasa tolerancia a la incertidumbre (no saber exactamente el resultado de algo) puede diferenciarse de la duda a nivel sintomático, ya que podemos experimentar dudas sobre el logro satisfactorio de una conducta previamente ejecutada y, sin embargo, no nos sentimos obligados a reducir esta incomodidad mediante la comprobación, somos capaces de tolerar la incertidumbre.

Por otra parte, no toda indecisión está asociada a la duda, y ésta puede estar causada por otro tipo de dificultades cognitivas y/o motivacionales.

———————————

Schwartz (2004), en el prólogo de su libro «La paradoja de Elección “, nos cuenta una anécdota personal que le sucedió una vez que fué a comprar un par de pantalones vaqueros. Llegó a una tienda de jeans sabiendo que su talla estaba entre la 32-28. Pensaba que sabiendo la talla que utiliza ya tenía todo lo que le hacía falta, pero al llegar allí se dió cuenta de que estaba equivocado. El vendedor le ofreció varias opciones que Schwartz nunca antes había escuchado: “fits like slim, easy, relaxed, baggy, and extra baggy; regular, stonewashed, acidwashed finishing; and of course button or zipper fly.” Schwartzs lo pasó realmente mal ante tantas opciones entre las que elegir, finalmente comprar un par de pantalones vaqueros se le hizo bastante difícil.

Como Schwartz, muchas personas solemos tener dificultades a la hora de tomar decisiones. Parece razonable pensar que existen diferencias individuales en la medida en que experimentamos dificultades para decidirnos.

———————————

Es importante observar que algunas personas pueden sufrir dificultades de decisión en un área específica pero no en otras. Por ejemplo, hay estudios que indican que las opciones de carrera profesional son percibidas como difíciles para toda las personas, incluso para aquellas que no presentan dificultades para elegir y tomar decisiones.

En contraste, algunas personas experimentan dificultades para decidirse en más de una área en la vida. Para estas personas, el  ser indeciso es algo así como un rasgo de personalidad.

Aunque la indecisión, intuitivamente, parece ser un fenómeno generalizado a todas las personas, muy poca investigación se ha dedicado a este concepto.

¿Qué pasa con la indecisión?

A cualquiera de nosotros nos pueden decir indecisos por varias razones:

  1. Decidir toma mucho tiempo,
  2. Decidir se percibe como difícil,
  3. No saber cómo decidir,
  4. Sentirse inseguro al decidir,
  5. Retrasar las decisiones,
  6. Evitar tomar decisiones,
  7. Dejar que los demás decidan por mi,
  8. Cambiar decisiones,
  9. Preocuparse por las decisiones tomadas,
  10. Lamentar decisiones tomadas, y
  11. Simplemente verse a uno mismo cómo indeciso.

Si te fijas estos descriptores se refienen a comportamientos (el nº 1 y nº 8), cogniciones (pensamientos ( el nº 2 y nº 3)) y a emociones ( el nº 4 y el nº 10).

La falta de una definición clara sobre la indecisión a primera vista puede parecer un hecho bastante desafortunado o desalentador. Pero lo que está indicando es que la duda y la indecisión son fenómenos altamente subjetivos, es decir, existen muchos motivos por los que las personas somos más o menos indecisas y en más o menos temas ó áreas en la vida.

Así que la mejor manera de tratar la indecisión y la duda crónica es hacer un análisis individualizado de la persona en términos de comportamientos, cogniciones  y emociones para poder obtener un modelo personalizado.

Ya que la indecisión se caracteriza por varios comportamientos manifiestos, lógicamente vamos a definir la  indecisión en términos de las experiencias que cada uno tenemos.

Razones por las que somos indecisos

En algunas ocasiones, nos obsesionamos y vacilamos en actuar porqué no estamos seguros si nuestra decisión va a ser la correcta o va a estar “libre de error”.

Variables que influyen:

  • Percepción de falta de información: “no tengo ni idea de las diferencias entre las alternativas”.
  • Problemas de valoración: “las alternativas son igual de atractivas, me gustan por igual”.
  • Incertidumbre cómo resultado: “no sé cual va ser el resultado final de la elección que tome”.

Estas variables pueden suceder a lo largo de un continuo en el proceso de la toma de decisiones y pueden proporcionar un marco general para describir la estructura en que los problemas de decisión suelen aparecer.

La percepción de falta de información está determinada en parte por la diferencia individual

En el deseo de tomar decisiones perfectas. Se diferencian 2 tipos de comportamiento:

  • Los satisficers: personas que viven la vida siguiendo una regla general de satisfacción. Es decir, aquellos que toman decisiones mediante la búsqueda de opciones disponibles hasta que encuentran una opción que satisface sus demandas y dejan de buscar.
  • Los maximizers: incluso si encuentran una opción que cumple con los criterios previamente establecidos, continúan con su búsqueda de alternativas por si encuentran algo mejor. Es muy poco probable que descansen antes de que hayan considerado todas las opciones posibles y evaluado toda la información disponible (se asocia con una extensa búsqueda de información).

Se entiende por maximización la tendencia a buscar la mejor alternativa (en términos absolutos) cuando se tiene que tomar una decisión, frente a la orientación a la satisfacción, que detiene el proceso cuando se ha hallado una alternativa que satisface unos criterios preestablecidos.

Algunos problemillas asociados…

Maximizar es a menudo contraproducente ya que la búsqueda completa de toda la información es muy difícil de conseguir, consume mucho tiempo y el placer de llegar finalmente a la mejor opción queda eclipsada por las emociones negativas casi desde el principio.

Tenemos dificultad e intranquilidad asociada a la búsqueda de la mejor alternativa. Tendencia a buscar la mejor opción, independientemente de la dificultad de la elección.

Además, la dificultad de elección aumenta ante la multiplicidad de opciones. Tenemos serios problemas para valorar cuando comparamos alternativas parecidas. Por si no fuera poco, el disponer de  muchas alternativas similares no sólo dificulta la comparación, sino que puede conducirnos a cambiar repetidamente nuestras preferencias preferencia.

LA VALORACIÓN

Procesos de decisión exclusiva: compensación y la selección no compensatoria.

Imagínate que vas a comprarte un coche y que tienes en mente utilizar varios criterios (precio, carrocería bonita, velocidad y seguridad). Encuentras un coche que no cumple con tus criterios de seguridad pero está muy bien de precio. Si decides sacrificar la seguridad por el precio y empiezas a buscar argumentos para justificar tu elección estarás utilizando el proceso de compensación… Normalmente tenemos mas dudas cuando tenemos que mirar entre varias variables y no hemos preestablecido cual es nuestra preferida y más todavía cuando intentamos justificarnos buscando más y más argumentos a favor de la decisión ya tomada …

Relacionado con la incertidumbre, una formulación precisa nos ayudará a decidirnos.

La procrastinación

Si preguntas a la gente porqué lo hace no sabe que contestar…. Simplemente posponen la decisión. Sin embargo suele pasar que cuando tardamos en empezar cierto tipo de tareas es porqué estamos inseguros sobre nuestras capacidades para completarlas. Procrastinar en estas situaciones es un modo de evitar temporalmente un probable disgusto y de paso nos protegemos la autoestima, actua a modo de mecanismo de defensa.

Otra razón para procrastinar es que nos gusta “trabajar bajo presión”. Variables cómo la escrupulosidad, la autoestima y la autoeficacia correlacionan negativamente con la procrastinación, mientras que el neuroticismo, la ansiedad, el pesimisno, la depresión, el miedo al error, el perfeccionismo y el “auto-desprecio” están correlacionados positivamente.

Existe un estudio muy curioso. Se realizaron entrevistas a gente en un centro comercial 4, 3 y una semana antes de navidades y el fin de semana antes de navidades. Los participantes completaron unos cuestionarios sobre procrastinación y respondieron diferentes preguntas, inlcuyendo las razones por comprar los regalos de navidad tan a última hora, de entre todas las razones, el “no saber qué comprar” fué la ¡¡ganadora!! aparentemente, la indecisión y la procrastinación están unidas.

Procrastinación  y el tardar en decidir (posponer)  no son del todo lo mismo…

Considerando que la procrastinación se define como un forma sin sentido de inacción, los indecisos podemos aplazar las decisiones a propósito, esperando que esto dará lugar a un aplazamiento infinito. Por lo tanto,el tiempo de decisión prolongado debe interpretarse como un intento de evitación total de tomar una decisión.

La evitación de la decisión es más común de lo que cabría esperar, especialmente En la cultura occidental.

Por último, es importante señalar que el retraso decisión no es por definición algo malo. A veces, la espera es realmente recompensada con información útil. También, pueden surgir nuevas ideas con el paso del tiempo…

Y tu, ¿cómo te manejas con la indecisión y la duda?

Bibliografía en inglés

libro: The paradox of choice

artículo.  A psychological theory of indecisiveness

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.