fbpx
Sandra B. Císcar | alimentación
Alimentación y Mente, desayuno Ideal.
alimentación, mente, dieta saludable, psicologia, coaching
1287
post-template-default,single,single-post,postid-1287,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Alimentación y mente: desayuno ideal

El pasado 23 de abril Bfit Sports Club organizó una mañana de Yoga & Coach en el Agroturismo Can Lluch. Después de la clase de yoga impartí una charla sobre alimentación y mente, fue una mañana genial.

De esto y más tratamos durante la Charla de Alimentación y Mente, Combustible para el cerebro 1º Parte

Situaciones:

Es desesperante. Apenas te han presentado a un nuevo compañero de trabajo y ya has olvidado su nombre. Estás en una reunión y eres incapaz de seguir el discurso, cuando te piden opinión, no logras decir algo coherente. ¿Qué pasa hoy?

Has dormido muy bien, la semana pasada volviste de vacaciones, no le puedes echar la culpa al estrés ni a la sobrecarga en el trabajo.

Si sufres con frecuencia dificultades para concentrate, tal vez deberías pensar en tus hábitos alimentarios. “Nuestro pan de cada día” no solo influye en la salud, se ha demostrado también su efecto en el estado de bienestar y en el rendimiento de la actividad cerebral.

La investigación ha venido sacando a la luz los componentes de nuestros alimentos que desempeñan una función importante a corto y a largo plazo para la memoria, el aprendizaje y la capacidad de atención.

Aunque el conocimiento que tenemos dista mucho de ser completo, abundan las pruebas que respaldan la tesis de la NECESIDAD de adecuar la alimentación al ritmo diario del cerebro y a sus exigencias, para estimular al máximo nuestra capacidad intelectual.

el principal combustible de nuestro cerebro es la glucosa y el oxigeno.

Para el cerebro adulto hay pocas cosas tan importantes como lo que se come regularmente. Se trata de un órgano que trabaja las 24h del día. Para mantener activas sus cien mil millones de neuronas, ha de de estar funcionando en todo momento y sólo esto supone ya un considerable consumo energético.

Pese a representar solo el 2% del peso corporal, el cerebro requiere aproximadamente un 20% de la energía que nuestro organismo obtiene con el metabolismo de los nutrientes de la ingesta.

Diariamente el cerebro quema 120 gr de glucosa. A diferencia de lo que ocurre en los músculos, el cerebro no dispone de una reserva de hidratos de carbono, por eso, la glucosa que se necesita deben venir suministrado continuamente por el torrente circulatorio. Por eso la necesidad de mantener los niveles de glucosa en sangre para desarrollar en buenas condiciones nuestras funciones mentales.

A continuación un resumen de cómo utiliza nuestro cerebro los principales nutrientes:

GLUCEMIA ESTABLE – MENTE ÁGIL

¿Te has preguntado alguna vez por qué después de comer nos entra tanto sueño y un estado de fatiga repentina? Después de las comidas (sobretodo las abundantes), como reacción de alarma ante el brusco y fuerte aumento de la glucemia, el páncreas segrega súbitamente grandes cantidades de insulina. Entre otras funciones, la hormona acelera el aporte y almacenamiento de glucosa en el hígado, los músculos y los tejidos grasos. Después de las comidas, que elevan los niveles de glucemia, ésta decae con brusquedad al cabo de una media hora, alcanzando niveles inferiores a los iniciales. En consecuencia, se experimenta una mayor sensación de cansancio que al principio.

¿Qué pasa con el ayuno?

después de un aporte persistentemente bajo de glucosa, situación característica de un ayuno prolongado, el cerebro puede obtener energía a través de los cuerpos cetónicos, sustancias que se elaboran a partir de la grasa almacenada en el organismo.

Para aprovechar los cuerpos cetónicos, el cerebro a de sintetizar determinadas enzimas.  Quienes ayunan largo tiempo suelen quejarse de transitorias pérdidas de capacidad de concentración y dolores de cabeza. Cuando se requiere de un gran rendimiento mental, no resulta apropiado el ayuno.

 alimentacion_mente_resumen

EL DESAYUNO IDEAL

Ya hemos visto que el principal combustible de nuestro cerebro es la glucosa y el oxigeno. por tanto una alimentación equilibrada es ideal para el rendimiento cerebral; y sin duda el desayuno es clave en el rendimiento cognitivo en niños y adultos.

Además, la composición del desayuno también es crucial, ya que no se trata sólo de añadir glucosa, sino conseguir que se mantenga constante su nivel en la sangre.

Los mejores hidratos de carbono para el desayuno son los complejos, ya que actúan de manera más lenta sobre la glucemia (índice de azucar en sangre) y durante más tiempo. Cereales y pastas integrales, la fruta no muy dulce, las legumbres y verduras contienen este tipo de azúcares; el más importante de ellos es el almidón.

Sin embargo, los alimentos que actúan de manera rápida sobre la glucemia, como el azúcar, el pan, la leche, los dulces, la miel… son fuente de un suministro rápido de energía al organismo, lo cual es muy útil después del ejercicio o el deporte, pero no para desayunar, ya que son un aporte intenso pero pasajero al generar la reacción en el páncreas dejando tras media hora unos niveles de glucemia por debajo del nivel anterior a la ingesta y nada buenos para el funcionamiento óptimo del cerebro.

Además, es ideal si hidratos de carbono complejos son complementados con proteínas. Por tanto el desayuno ideal debería consistir en cereales integrales, fruta no muy dulce, y para el aporte de proteínas, queso fresco o frutos secos. Esto mantendrá los niveles óptimos de glucemia en sangre durante toda la mañana que es uno de los principales combustibles del cerebro.

Si te ha gustado el post ¡compártelo! y sigue leyendo la 2º parte, dónde aparece una tabla con los principales alimentos que influyen en nuestro cerebro, y que por sus nutrientes  pueden considerarse alimentos ideales para el cerebro.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.